Tag Archives: poema

Ver “Varios cuentos” en YouTube

14 Mar

Fragmento de la presentación del libro “Nadie se va todos están aquí” del escritor Alfredo Blancas.

Narración de los cuentos sufíes: “Buena o mala suerte”, “Sólo quiero aire”, “La opinión de los demás”, un cuento de Chuang Tzu “El sueño de la mariposa”, un poema que se le atribuyó erróneamente a Jorge Luis Borges “Instantes”, un cuento de Rumi “Tres consejos” y finalmente un cuento de Augusto Monterroso “La honda de David”.

Anuncios

Los amorosos – video-poema

11 Ene

Hoja para descarga:

https://drive.google.com/file/d/0B3qMrxnKJ_HKNndTcnBBbGQzQ1E/view?usp=sharing

Hace algunos años cuando empecé a decir poemas en el metro, el primero que aprendí fue ‘Los amorosos’ de Jaime Sabines y desde entonces lo he dicho en los vagones del metro una gran cantidad de veces, tomando en cuenta que en un día normal subo aproximadamente a cuarenta vagones, en un año lo habré recitado quizá  1460 veces y bueno, también lo he declamado en otros lugares y llevado al metro varias veces más luego del primer año, así que resulta que es un poema que he repetido miles de veces… Literal!!!

Por ello mismo he trabajado en un video-poema sobre ‘Los amorosos’. El texto se conserva intacto, sin ninguna adaptación. Sin más por el momento, les dejo aquí el resultado de seis meses de trabajo.

LOS AMOROSOS

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.

Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.
Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.
Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre —¡qué bueno!— han de estar solos.

Los amorosos son la hidra del cuento.
Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.

En la obscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.

Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.

Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor como en una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.

Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.

Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida.
Y se van llorando, llorando
la hermosa vida.

Jaime Sabines [1926-1999]

La sociedad de los poetas muertos

30 Dic
Ahora que estoy retomando el blog, también estaré reciclando las entradas y esta es la primera que se va al inicio. Originalmente fue publicada el 2 de abril del 2008.
También dejo aquí la hoja para su descarga:
Este poema se suma a uno más de los que hasta el momento no se sabe quién es el verdadero autor. He recibido un par de correos de Leandro Wolfson a quien se atribuía la traducción, pero él mismo me ha hecho la aclaración de que no es un trabajo ni de Whitman ni de él e ignora quién es el autor. Por tal motivo hago esta aclaración. “No te detengas” es el poema que se ha convertido en mi mantra personal. Este poema también es conocido como “La sociedad de los poetas muertos” pues contiene frases que hacen suponer que se debe a la película que lleva ese título  (Dead Poets Society), el filme ganó un Oscar por mejor guión en 1990. Ojalá que a ti también te guste el poema.
No te detengas
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Estamos buscando al verdadero autor! Si tienes información, te agradeceremos mucho la compartas.

Bichos

26 Jul

Originalmente publicado en: Octubre 19, 2007 a las 6:49

Bichos

Hojas en blanco
esperan ser invadidas
por pequeños bichos negros
para los que no hay insecticidas.

Bichos negros
aguardan dentro de mi pluma
un buen momento.
Yo creo que será a la una.

Ya están aquí,
han empezado a salir
pero todavía
no saben que decir.

Siempre han sido tontos,
sólo salen por salir,
creo que por ser tantos
no saben a donde ir.

Bichos, bichos negros
invaden mis hojas,
son como niños tercos
desnudando viejas locas.

Viejas locas y desnudas
ahora bailan en mis ojos
negros llenos de duda.
Los bichos son unos locos.

Poco a poco los bichos
continúan saliendo
para hacer sus caprichos.
Yo ya estoy durmiendo.

Martín Dupá

Una hora

23 Jul

Originalmente publicada en Octubre 18, 2007 a las 6:53 pm

Una hora

¿Una hora? Sí, una hora puede ser suficiente para todo; es eterna, sesenta minutos con sesenta segundos cada uno y en cada segundo también hay una eternidad.

Puedes pensar en un segundo como algo efímero; sin embargo, a mi me basta para verte o respirar. En un segundo concibo un poema — me lleva más tiempo escribirlo — . En otro segundo me desdoblo y voy más allá; es decir, me muero y al siguiente estoy de regreso: ¡más vivo!

Si, un segundo me alcanza para nacer y morir. En un minuto he visitado sesenta planetas de diferentes galaxias y en cada planeta he navegado sus mares, explorado sus selvas, escalado sus montañas y leído sus poemas. Cada planeta tiene sus horas y todas varían: hay planetas donde una hora puede tener mil horas de las nuestras; es decir, de las que usamos en la Tierra. Pero por muy grandes que sean la horas de otros planetas, caben en un segundo.

Sí, un segundo es eterno. En una hora ya he visto demasiado, más no siempre es así: sólo cuando hacemos el amor. Después, estando a tu lado, todo lo olvido — ¡para hacerlo otra vez! — .

Martín Dupá

Los haikus

15 Jul

Estos son unos haikus que escribí cada uno de forma independiente, pero en la misma tarde. Ya después los imprimí y los andaba cargando, hasta que un día necesitaba limpiar un poco de hierba y saqué la hoja en que estaban impresos para usarla en esta tarea. Mientras limpiaba la hierba en la hoja con los haikus una amiga los leyó y me preguntó si eran haikus yo respondí afirmativamente, luego me comentó que en un principio los había leído como si fueran un sólo poema. Acto seguido hice lo mismo y me gustó el resultado, así que he dado en llamar a este poema hecho de haikus:

Los haikus

Caminen bichos
por pequeños que sean
juntos deleitan.

Estaban aquí
los sueños que se fueron.
Volví por ellos.

Poblando sueños
llega la negra noche.
Yo delirando.

Caminaste hoy
sin tropezar con nada.
Al final caíste.

Esta partida.
¿Cuando será olvido?
Mañana tal vez.

Moríamos todos
en mi sueño, felices.
Despierto triste.

En silencio él,
caminó por la noche.
Ha despertado.
Martín Dupá

Qué costumbre tan salvaje… Jaime Sabines

9 Abr

————————————————————————————————————-

El siguiente es un poema de Jaime Sabines sobre la muerte. Lo he dicho en los vagones del metro como parte de los poemas que voy llevando dentro del proyecto Emociones pasajeras. Aquí se los dejo con la entrañable voz del poeta chiapaneco: Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: