Tag Archives: narración

Sofia

18 May

En esta ocasión tengo el gusto de compartir con ustedes esta animación hecha por Elie SantHoz y Nayely Sánchez, alumnas de la UAM Xochimilco y narrada por un servidor. Qué la disfruten!

Anuncios

Sólo quiero aire – Cuento Sufí

14 Jul

Ok, este blog se está mudando, así que esta entrada se va para el nuevo y ya no tanto http://letransfusion2.blogspot.com/ en donde además pueden descargar la versión para imprimir.

Saludos!

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Desde hace una semana que grabamos un par de cuentos sufíes y no los había subido pues tenía ganas de editarlos y de hecho realicé varias pruebas, pero los resultados no fueron satisfactorios y es que la calidad del video siendo 3gp, osea de celular, no dio para más. Al principio estaba muy emocionado, pues en la vista previa del software que estaba utilizando, se veía muy bien, pero a la hora de exportarlo el resultado final era distinto. En fin, que no me he quedado con las ganas de subirlo al tubo aunque fuera la versión sin editar. Quizá más adelante logro adquirir una buena cámara y entonces sí jugaré con la edición.

Con respecto al cuento, bueno pues escuchen:

Saludos letransfusionados y alucinados. 😉

La opinión de los demás – Cuento Sufí

14 Jul

La opinión de los demás
(cuento sufi)

Un viejo y un joven caminaban con un asno. Al pasar por una aldea, los niños de la escuela rieron al verlos pasar diciendo:

-Mira esos tontos, tienen un asno robusto y van caminando, por lo menos el viejo podría montar en el burro.

Al escuchar aquel consejo de los niños decidieron hacerles caso pues pronto llegarían a otra población y la gente se volvería a reír de ellos. Así pues, el viejo montó en el burro y el joven caminó detrás.

Pronto en el camino un grupo de gente los vio y dijo:

-¡Miren! El viejo abusivo montado en el jumento y el pobre muchacho caminando.

Entonces cambiaron de puestos, el joven montó en el burro y el viejo caminó detrás. Pero pronto otras personas al verlos comentaban:

-¡Pero que muchacho más arrogante! Quizás el viejo es su padre o su maestro y lo lleva caminando. No, no, no, eso es contrario a toda norma.

Ahora, ¿qué podían hacer? Ambos decidieron probar una posibilidad lógica restante: sentarse los dos en el burro. Siguieron su camino pero pronto otras personas exclamaban:

-¡Ay, pero qué individuos tan violentos! El pobre borriquito va casi muerto, mejor sería que lo cargaran ellos en sus hombros.

Así que lo discutieron nuevamente y decidieron llevar al burro en hombros, pues pronto llegarían a la aldea vecina y la gente los llamaría tontos. Entonces cortaron la rama de un árbol con el largo suficiente, en la que amarraron al burro de las patas y lo cargaron. El burro intentó rebelarse -como cualquier burro lo haría- pues él no era un fanático de la sociedad, no creía en la opinión de los demás. Pero los hombres empeñados lo forzaron y siguieron adelante. Justo cuando iban cruzando un puente para atravesar un río y llegar a la otra aldea, una multitud se reunió en derredor suyo y exclamaba la gente:

-¡Miren a esos tontos! Jamás se ha visto idiotas semejantes, en vez de montar el burro lo llevan a cuestas. ¿Se habrán vuelto locos?

El burro se puso inquieto, tanto que se les soltó y cayó al río. Mientras la corriente del río se llevaba al burro ahogándolo, el hombre viejo habló al muchacho:

Mira, así como el burro, tú estarás muerto si escuchas demasiado la opinión de los demás. Ellos son muchos y tienen su propia mente, por lo que dirán siempre cosas diferentes, de continuar escuchándolos serás arrastrado en tu vida de un lado para otro. Escúchate a ti mismo, hazte caso y vive de acuerdo a ello.

FIN

PDF para descarga:

https://drive.google.com/file/d/0B3qMrxnKJ_HKVEtad2d3OGFHSW8/view?usp=sharing

Saludos letransfusionados y alucinados. 😉

A %d blogueros les gusta esto: