“Lo que sucedió a una mujer llamada Doña Truhana”

9 Feb

Esta entrada fue publicada hace siete años (09/12/2008 04: 24). Hoy la actualizo como parte del trabajo de reconstrucción de éste proyecto: Letransfusión.

Ahora les traigo el más reciente cuento que estoy llevando a los vagones del metro. Ojalá sea de su agrado:

Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana

Otra vez estaba hablando el Conde Lucanor con Patronio de esta manera:

-Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes.

Y entonces le contó a Patronio cuanto él sabía. Al oírlo Patronio, contestó al conde:

-Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana.

El conde le preguntó lo que le había pasado a esta.

-Señor conde -dijo Patronio-, había una mujer que se llamaba doña Truhana, que era más pobre que rica, la cual, yendo un día al mercado, llevaba una olla de miel en la cabeza. Mientras iba por el camino, empezó a pensar que vendería la miel y que, con lo que le diesen, compraría una partida de huevos, de los cuales nacerían gallinas, y que luego, con el dinero que le diesen por las gallinas, compraría ovejas, y así fue comprando y vendiendo, siempre con ganancias, hasta que se vio más rica que ninguna de sus vecinas.

»Luego pensó que, siendo tan rica, podría casar bien a sus hijos e hijas, y que iría acompañada por la calle de yernos y nueras y, pensó también que todos comentarían su buena suerte pues había llegado a tener tantos bienes aunque había nacido muy pobre.

»Así, pensando en esto, comenzó a reír con mucha alegría por su buena suerte y, riendo, riendo, se dio una palmada en la frente, la olla cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. Doña Truhana, cuando vio la olla rota y la miel esparcida por el suelo, empezó a llorar y a lamentarse muy amargamente porque había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de la olla si no se hubiera roto. Así, porque puso toda su confianza en fantasías, no pudo hacer nada de lo que esperaba y deseaba tanto.

»Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación.

Al conde le agradó mucho esto que le contó Patronio, actuó de acuerdo con la historia y, así, le fue muy bien.

Y como a don Juan le gustó este cuento, lo hizo escribir en este libro y compuso estos versos:

En realidades ciertas os podéis confiar,
mas de las fantasías os debéis alejar.

FIN

Aquí el PDF para que lo impriman, compartan y recuerden que esta hoja es un esfuerzo por fomentar el gusto por la palabra escrita y difundir el conocimiento en nuestro pueblo. Si consideras importante este hecho, te invito a que hagas copias y las distribuyas. Si haces diez copias y quienes reciban una hacen otras tantas: pronto habrá más lectores.

Gracias.

https://drive.google.com/file/d/0B3qMrxnKJ_HKX0ZtRWVfbUtzakE/view?usp=sharing

Anuncios

6 comentarios to ““Lo que sucedió a una mujer llamada Doña Truhana””

  1. ana maria 31 mayo 2011 a 10:25 pm #

    hola busco novio

  2. Irene 25 febrero 2009 a 8:27 pm #

    ke otro nombre recibe??????????????’

  3. martha 7 enero 2009 a 12:33 am #

    hermoso, hermoso, hermoso, sencillo, la expresion cuan dificil es para mi, y tu tan siMple lo haces, MUY BUENO

    • letransfusión 7 enero 2009 a 6:30 am #

      Gracias por los comentarios que has venido dejando por estos días.

      Saludos letransfusionados y alucinados! 😉

  4. Luis Navarro 15 diciembre 2008 a 9:37 pm #

    Gracias por el cuento, me alegraste la tarde del sábado (13 de diciembre de 2008 como a las 19.50 en la línea 2). Nos cuesta el fomento de la lectura o por lo menos el acercamiento a la cultura que la literatura nos brinda, y vuesa merced, a salto de vagón, nos ofreciste sabiduría en forma de narración oral.
    Un detalle de tu parte…
    Te comparto el blog y web en los que estoy envuelto:
    https://cafetecliterario.wordpress.com/
    http://www.cva.itesm.mx/aude/

    Un saludote,
    Luis Navarro

    • letransfusión 16 diciembre 2008 a 7:51 pm #

      Luis, gracias también a ti por compartir aquí tus espacios.

      Saludos letransfusionados y alucinados! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: